lunes, 30 de abril de 2007

HOY EN LA FERIA DEL LIBRO DE BOGOTA. Abril 30, 2.007

Director IGNACIO RAMIREZ
Lunes 30 de abril de 2007Cronopios
Diario virtual para hombres y mujeres de palabra.
Reproduce y difunde: NTC … http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com
--------------------------------------------------------------------------------
Hoy en la Feria del libro
Presentación de la Colección Los Conjurados
7 de la noche — Sala León de Greiff
Pabellón 3, Stand 149, Primer Piso.
Feria Internacional del Libro
Tels: 2550478, 346 5677. Bogotá

P o e s í a

1. Poesía vertical Roberto Juarroz

2. Mi cuerpo es mi camino Adonis

3. La palabra liberada Gonzalo Márquez

4. Revelación y caída Georg Trakl

5. Antología esencial Amparo Osorio

6. De la incesante partida Mauricio Contreras H.

7. Poemas escogidos Giuseppe Ungaretti

8. La otra vida Rodolfo Alonso

9. Por decir así Alfredo Chacón

10. Silencio de la huella Germán Villamizar

11. Una temporada en el infierno, Arthur Rimbaud

Iluminaciones, Carta del vidente

12. Inconsistencia de la mirada Enrique Rodríguez Pérez

13. Poemas perversos Antología internacional

14. Ciega luz Hernando Guerra

15. Inti Manic Juan Sebastián Gaviria

16. Antología poética António Ramos Rosa

17. Saldo a favor Eduardo Cruz Vázquez

18. Vigilias Javier González Luna

19. La coma de la luna Antología poesía mexicana

20. Oscuro nacimiento Gonzalo Márquez Cristo

21. Cementerio Mario Eraso Belalcázar

22. Sólo queda gritar Felipe Martínez Pinzón

23. Ensayo sobre las cosas simples Mairym Cruz-Bernall

24. Ulises y su perro (Antología) Claude Michel Cluny

25. Las excusas del desterrado Robert Max Steenkist

26. El derviche y otros poemas Jorge Cadavid

27. Cuadernario Luis Alejandro Contreras

28. Allí donde brota la luz Jorge Nájar

29. Las sombras del asedio Argemiro Menco Mendoza

30. El amor, la muerte y otros vicios Casimiro de Brito

31. Sombra embestida Hernando Guerra

Cuento

1. Cuentos perversos Antología: Apollinaire, Mishima, Sade, Louÿs, Petronio, Gide...

2. Trilogio José Chalarca

3. Los matices de Eva Maribel García Morales

4. Oficios de Noé Guillermo Bustamante Z.

5. El público en escena Enrique Ferrer Corredor

6. Del amor inconcluso Fabio Martínez


Ensayo

1. Pedro Páramo: murmullos... Fabio Jurado Valencia

2. No vi otro refugio Mauricio Botero Montoya


Testimonio

1. Discursos Premios Nobel, Tomo 1 Perse, Saramago, Faulkner, Camus, Paz, Hemingway, Neruda, Walcott, Grass,Quasimodo, García Márquez

2. Discursos Premios Nobel, Tomo 2 Milosz,Cela, Kawabata,Morrison, Elytis, Heaney, Mahfouz,Naipaul, Böll, Szymborska, Brodsky

3. Discursos Premios Nobel, Tomo 3 Montale, Eliot, Gordimer, Russell, Mistral, Seferis, Kertész, Seifert, Soyinka, Golding, Steinbeck


Común Presencia Editores invita al lanzamiento de los seis últimos títulos de la Colección de Literatura Los Conjurados hoy lunes 30 de abril a las 7 pm en el salón León de Greiff de la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Allí donde brota la luz: Jorge Nájar (Perú)

Cuadernario: Luis Alejandro Contreras (Venezuela)

El derviche y otros poemas: Jorge Cadavid (Colombia)

Las sombras del asedio: Argemiro Menco Mendoza (Colombia)

El amor, la muerte y otros vicios: Casimiro de Brito (Portugal)

Sombra embestida: Hernando Guerra (Colombia)

--------------------------------------------------------------------------------
Hoy a las 2.30:

Mesa de poetas en la 20ª Feria Internacional del Libro de Bogotá
La Universidad Externado de Colombia reunirá a los poetas de la colección Un libro por centavos, Juan Manuel Roca, Jotamario Arbeláez, Gustavo Adolfo Garcés, Federico Díaz-Granados, Rafael Del Castillo, David Bonells, Hernán Vargascarreño y Juan Felipe Robledo (en la foto), en la celebración de la 20ª Feria Internacional del Libro de Bogotá para dialogar sobre Hacia dónde va la poesía colombiana y compartir con los asistentes la lectura de sus poemas. El evento se llevará a cabo en el salón del Centro Internacional de Negocios de la Cámara de Comercio de Bogotá, Tomás Carrasquilla, de Corferias hoy lunes 30 de abril a las 2:30 p.m.
--------------------------------------------------------------------------------
Lo mejor de la poesía en la Feria del Libro
Adriano González león
Poeta venezolano, en el Festival de Bogotá
Más de 30 poetas de países como Austria, Italia, Suiza,
Argentina, México, Ecuador, Colombia, Perú y una representación de
Centroamérica y el Caribe participan en el XV Festival Internacional de
Poesía de Bogotá, organizado por la revista Ulrika.
La poesía sigue siendo protagonista en la 20ª Feria Internacional del Libro de Bogotá Telefónica. Hasta el martes 1 de mayo los asistentes podrán disfrutar de diversas actividades ligadas a este importante género.

La oferta cultural propuesta para la XV edición del Festival Internacional de Poesía de Bogotá 2007 incluye: lectura de poesía, presentación de obras y entrega de plaquettes a los poetas homenajeados, dentro de los que se encuentra Juan Gustavo Cobo Borda. Asimismo, se tratarán temas como el legado de la poesía contemporánea de Centroamérica y el Caribe y se entregará el Premio de Poesía Ciudad de Bogotá.

Este evento reúne a algunas de las figuras más destacadas del panorama mundial: Wolfgang Ratz, de Austria ; Jorge Ariel Madrazzo y Marcos Silber, de Argentina; Martha Gantier, de Bolivia ; José María Zonta, de Costa Rica ; Pablo Armando Fernández y Alberto Rodríguez Tosca, de Cuba; Edwin Madrid, de Ecuador; Craig Arnold, de Estados Unidos; Guadalupe Grande y Fernando de Villena, de España; Carlos López, de Guatemala; Rigoberto Paredes, de Honduras ; Margarita Cuellar, de México; Francisco Ruíz Udiel, de Nicaragua y Pedro Rivera, de Panamá , entre otros.

Hoy LUNES 30, A LAS 10:00 A.M.
AUDITORIO JOSÉ EUSTASIO RIVERA - CORFERIAS

LECTURA DE POEMAS
Jorge Ariel Madrazo (Argentina)
Guadalupe Grande (España)
Wolfgang Ratz (Austria)
Rebecca Lindenberg (Estados Unidos)
Marcelo Arduz Ruiz (Bolivia)
Pablo Armando Fernández (Cuba)
Luis La Hoz (Perú)
Adriano González León (Venezuela)
Craig Arnold (Estados Unidos)
________________________

LUNES 30, A LAS 11:00 A.M.
AUDITORIO JOSÉ EUSTASIO RIVERA - CORFERIAS

PREMIO DE POESÍA CIUDAD DE BOGOTÁ (Tres versiones)
Jotamario Arbeláez
Mauricio Contreras
Antonio María Flores
________________________

LUNES 30, A LAS 4:30 P.M.
AUDITORIO LEÓN DE GREIFF - CORFERIAS

CHARLA
Adriano González León: Escritor que habla de sus fantasmas y de otros amigos
________________________

LUNES 30, A LAS 6:30 P.M.
LIBRERÍA LUVINA

MESA REDONDA
El legado de la poesía contemporánea de Centroamérica y el Caribe I
Pablo Armando Fernández (Cuba), Rigoberto Paredes (Honduras), José María Zonta (Costa Rica), Carlos López (Guatemala)
________________________

LUNES 30, A LAS 10 A.M... y 4 P.M.
FUSAGASUGÁ
Unidad Educativa Teodoro Ayala Villaveces
Unidad Educativa Carlos Lozano y Lozano

LECTURA DE POEMAS
Margarito Cuellar (México)
Alexis Romero (Venezuela)
Francisco Ruíz Udiel (Nicaragua)
Wolfgang Ratz (Austria)
+++
Poetas en el Festival de Bogotá
Adriano en cuatro momentos
Adriano González-León
Por Eduardo Liendo*

Momento 1: Es la noche de un lunes, en abril de 1979. (Sorprende constatar que es siglo pasado) En la confortable sobriedad burguesa de Calicanto, la casa de Antonia Palacios, un grupo de jóvenes escritores tenemos un encuentro con Adriano González León. Antonia, la narradora y poeta mayor por sus logros literarios, lo presenta con palabra apasionada.: "¡Adriano González León es más conocido que todos los que nos hallamos aquí reunidos! Por lo tanto está demás todo intento de presentación. Su novela "País Portátil", premio Biblioteca Breve, lo ha colocado en las primeras filas de la literatura latinoamericana. Para mi, Adriano González León, representa más, mucho más, del estupendo escritor que hoy nos visita. A pesar de la distancia de años que nos separa, lo he sentido siempre muy cercano. Nuestra comunicación data de una época de luchas, días que pasaban fugaces, agitados, llenos de inseguridad y sin embargo, creciendo en ellos una gran esperanza, la esperanza de un mundo mejor para el hombre. Ni él, ni yo, habíamos emprendido todavía, con firmeza, ese camino tan tortuoso, tan duro, tan lleno de escollos, como es el de asumir, con la totalidad del ser, nuestro destino de escritores." Después de hacer otras consideraciones significativas, Antonia concluyó aquella cálida presentación de Adriano.

Fue una experiencia sumamente grata el encuentro con ese creador de elocuencia deslumbrante y saberes variados y sustanciosos, muy especialmente en el rico espacio literario, (cierto que también el encuentro estuvo potenciado por otros escritores inteligentes que lo interrogaban e intercambiaban con él puntos de vista: María Elena Ramos, Alberto Guaura, Eleazar León, Carol Prunhuber, Sergio Dahbar, Yolanda Pantin, Vasco Szinetar, Blanca Strepponi, Miguel Márquez, Iliana Gómez, Gustavo Morales y quien esto evoca.) Las respuestas de Adriano, aunque improvisadas, fueron magistrales. Esa noche dijo: "La única tarea importante de un escritor es su tarea fundadora, porque no hay otra. No tiene en sus manos otra cosa, no tiene armada, no tiene poder deportivo, ni tiene poder económico. El único poder sería ese, la palabra que funda, que nombra las cosas y que con base en ese encuentro entre la espontaneidad y una armazón técnica que hay que tener, viene el milagro." Por supuesto, que su argumentación fue mucho más basta y ramificada, y la empobrece la simple trascripción de un fragmento de ese evento recogido en el Nº 5 de la revista Hojas de Calicanto. Pero le debo a Adriano y a la entrañable Antonia, la vivencia de esa noche magnífica.

Momento 2: Debió ser una mañana de no sé que día de 1993, cuando María Margarita de Herrera Luque, Adriano González León, Alexis Márquez Rodríguez y yo, nos reunimos en la sede de la editorial Grijalbo, en nuestra condición de integrantes del jurado del I Premio Internacional de Novela Francisco Herrera Luque con el propósito de definir la obra ganadora y redactar el veredicto. Después de un detenido intercambio de opiniones, acordamos por unanimidad conceder dicho premio a Los pecados sobre la mesa del escritor Adolfo Carreto, una novela de notorios logros, entre otros su tratamiento del erotismo. Advierto ahora que, no obstante, como suele ocurrir en nuestro país con obras literarias meritorias, pasó casi inadvertida.

De allí salí en compañía de Adriano y decidimos, como es de rigor en tales casos, almorzar juntos y tomar unos tragos, de modo que me volví a encandilar, no tanto con el licor, como con la conversación fulgurante de Adriano, pletórica de anécdotas y de humor. En un momento en que me contaba algo de su estadía en Italia me preguntó: ¿Eduardo tú has estado en Florencia? Y al escuchar mi tímida negativa, me dijo entusiasta: ­ ¡Qué vaina tan buena! tienes ya una buena razón para vivir... conocer Florencia. Al final tuvo la amabilidad de conducirme hasta la puerta del edificio donde vivo en su pequeño auto, pero antes de despedirnos me regaló un chiste que aún no he olvidado: Se trata de un muchacho que lleva un disfraz que tiene una capa con una gran Z, alguien que quiere comprobar lo obvio le pregunta: "De qué estás disfrazado?" Y el muchacho responde: ­ ¡De Zuperman !

Momento 3: Fue una noche, quizás de julio de 1994. (Sigue el siglo pasado.) En la Biblioteca Nacional quisimos celebrar la exitosa publicación de Viejo, otra estupenda novela de Adriano, yo entonces me desempeñaba como director de Extensión Cultural de esa Institución. Lamento ahora que no le dedicáramos a tan importante autor una de las excelentes exposiciones bibliográficas, hemerográficas, de manuscritos, fotografías y objetos; como las que por varios años realizó la Biblioteca Nacional para reconocer la vida y la obra de nuestros principales escritores, entre otros: Vicente Gerbasi, Juan Liscano, Juan David García Bacca, Ana Enriqueta Terán, Ida Gramko, Salvador Garmendia, Luis Beltrán Guerrero, Antonia Palacios, José Ramón Medina, (cuando todos los mencionados vivían y otros autores que en este instante olvido). A Adriano se le consideraba un escritor joven aún, independientemente de su prestigio. Aquella noche de agasajo tuve el agrado de pronunciar unas palabras de aprecio y admiración por el autor y de regocijo por la nueva novela cuya lectura disfruté. Entre los más entusiastas se notaban Luisa Barroso, fan de Adriano de toda la vida, Sael Ibáñez y Virginia Betancourt directora de la Biblioteca Nacional

Mis palabras fueron leídas, algo que no solía hacer, pensando en que no se me trastocara la memoria de modo inoportuno como al viejo personaje de la novela comentada, que en un momento dice: "escribir es la única manera de saber que estar viejo no es estar enfermo" La tierna ironía de la novela, el desenfado y el humor que el personaje principal ejerce contra si mismo, tiene momentos estelares, como el que a continuación transcribo: "Cuando llego por fin a la poceta no me sale nada. A veces sólo un chorrito. Sin violencia. Por eso disminuye sin control y algunas gotas me caen encima. Poco a poco se va formando la mancha amarillenta. A veces me dan ganas y digo, para qué ir, si no me sale nada. Entonces me aguanto. Pero las ganas siguen. Voy otra vez al baño... y nada. Regreso. Leo algo o escribo. Vuelven las ganas. Me digo: esta vez no voy. Y me dejo estar, porque, como antes, no vendrán los orines. Me dejo ir como si nada, confiado en que tampoco saldrá nada. Entonces me meo." A Adriano se le notaba feliz. El veterano ilusionista se había sacado de la manga otra carta ganadora. Al final brindamos con vino.

Momento 4: Es casi el mediodía del 10 de enero de 2003. Es otro siglo. Vine a despedir los restos mortales de Mary Ferrero. Le guardo una enorme gratitud. Fue ella, sin yo conocerla entonces, quien con mucha gentileza recibió el manuscrito de mi primera novela El Mago de la cara de vidrio (1973) siendo directora literaria de la editorial Monte Ávila. Al encontrarme con Adriano nos damos un abrazo, siento su afecto. "Mary te quería, y apreciaba mucho lo que has escrito"- me dijo. Ya lo sabía, pero me gustó escucharlo. Lo noté sereno. Lúcido. Entonces comentó en un tono de noble moderación: "Qué tragedia la mía, haber visto morir a mis dos mujeres todavía jóvenes, los dos grandes amores de mi vida. Qué destino el mío."

Como una cortesía especial, me comentó que estaba leyendo mi reciente novela El Round del olvido, y que lo leído hasta ese momento le agradaba mucho. Lo tomé como un valioso estímulo por tratarse de un maestro de nuestro idioma.
----
*Narrador venezolano.
Publicado en la página web venezolana: http://www.ficcionbreve.org/ensayos/adria-el.htm

El reconocido narrador, poeta y ensayista, autor de País Portátil participa en XV Festival Internacional de Poesía de Bogotá Hoy lunes 30 a las 10 a.m. su lectura será en el Auditorio José Eustasio Rivera también en Corferias. El miércoles 02 de mayo, "Día de los colegios" estará a las 11 am en el Miguel de Cervantes Saavedra. El "Día de las universidades", el jueves 03 a las 11 am, su voz será escuchada en la Universidad Central en el Aula Múltiple. Ese mismo día, a las 6:30 p.m., el escenario será la Casa de Poesía Silva. El viernes 04 leerá en la Antonio Nariño en el Salón de Protocolo de la Alcaldía a las 11 a.m. en lo que se ha llamado "Día de las localidades". El sábado 05, "Día de las bibliotecas", estará en la Biblioteca Virgilio Barco a las 3 p.m. y a las 7 p.m en el Auditorio Principal de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño leerá junto con todos los poetas invitados en la clausura oficial del Festival. Culminará sus lecturas de poemas en Casa de Citas a las 8:30 pm del mismo día. Pero Adriano González León no sólo ofrecerá su poesía a la ciudad de Bogotá, también, dentro del marco del Festival, entregará sus reflexiones en las siguientes actividades: Charla Escritor que habla de sus fantasmas y de otros amigos en el Auditorio León de Greiff en Corferias (lunes 30, 4:30 p.m.), mesa redonda Narrativa y poesía: cómo va el pulso en el Auditorio José Eustasio Rivera en Corferias (martes 01, 12 m.), mesa redonda El legado de la poesía contemporánea de Centro América y el Caribe II en la Librería Luvina (miércoles 02, 7 p.m.) y la charla Alegría y misterio de la escritura en el Salón Oval del Edificio de Posgrados de la Universidad Nacional (viernes 04, 5 p.m.).
--------------------------------------------------------------------------------

Poesía y paranoia en Caracas
Wolfgang Ratz
Poeta Wolfang Ratz

La Casa de la Poesía Pérez Bonalde en Caracas organiza desde hace 11 años un festival donde participan poetas de todos los países, para un rico intercambio entre ellos y un público venezolano muy entusiasta y muy enterado de la poesía.

Este año participaron, por primera vez, poetas austríacos: Susanne Toth y yo. Otros invitados venían de Suecia, España, Italia, Francia, Eslovenia, Marruecos, Australia, Chile, Bolivia, México, Colombia, Paraguay, Uruguay y Cuba.

La capital de Venezuela tiene unos 5 millones de habitantes. Debido al boom del petróleo, el centro de la ciudad cuenta hoy con varios ejemplos espectaculares de arquitectura futurista y un sistema de metro modernísimo, pero también visité el hermoso centro histórico alrededor de la plaza Bolívar y el Jardín Botánico.

Es una típica ciudad latinoamericana, bullosa, alegre y, a veces, caótica. Lo más enervante de Caracas fue para mí esta obsesión con el aire acondicionado, vicio gringo muy generalizado en toda la región.

Del tema de la seguridad no puedo decir nada, pues en dos semanas no tuve ni una sola experiencia desagradable. Llegué con la paranoia normal para todo turista europeo, pero la amabilidad de los caraqueños disipó rápidamente mis temores.

Durante la Semana de la Poesía, también se sentía la fiebre política. Eran pocos días antes del plebiscito que la oposición había exigido para decidir sobre el futuro del presidente Chávez. Los participantes venezolanos del festival estaban muy divididos en cuestiones políticas, pero esto no influyó para nada en el respeto mutuo ni diminuyó el amor y la atención a la poesía.

El programa preparado por los organizadores (Santos López y la editora Carmen Verde) fue más que completo. De las 10 de la mañana hasta las 9 de la noche durante 6 días se ofrecieron recitales, talleres, y debates. Después siempre nos llevaban al bailadero "El maní es así" donde seguían más recitales, tabaco y ron hasta las 4 de la mañana.

Sin embargo cada noche para el recital principal en la sala congeladísima del Banco Corp Group, acudían más de 500 amantes de la poesía. Después de los recitales se nos acercaron los oyentes con sus comentarios y preguntas, una experiencia muy rica y sorprendente para un poeta centroeuropeo.

Me parece que el entusiasmo que se siente por la poesía en países como Venezuela y Colombia se debe entre otras cosas a que los temas y la forma de escribir de muchos poetas de aquella región están más cercanos a las emociones del ser humano, que hay más textos escritos no para una minoría iluminada y elitista sino para toda la gente capaz de sentir y pensar. La buena poesía es siempre leída por una minoría, de eso no cabe duda, pero la buena poesía no se dirige necesariamente de antemano a un círculo cerrado de eruditos.

Mi participación en la Semana de la Poesía era fruto de la publicación de mi poemario "El idioma de las hormigas" por la Colección Vitrales de Alejandría de la Editorial Clepsidra en Caracas. El contacto con Carmen Verde, la mujer admirable que dirige la editorial, lo establecieron los poetas venezolanos Enrique Moya y Santos López. Ellos también me ayudaron mucho con el libro, me ofrecieron sus consejos y Santos revisó conmigo la versión española línea por línea.

Al fin y al cabo yo no soy autor latinoamericano aunque a veces se me olvida. Mi idioma materno es el alemán, y es en alemán que escribo el 80 por ciento de mi poesía.

El libro se terminó de imprimir el mismo día para el cual estaba programado mi primer recital. Me puse algo nervioso, pero Carmen solamente me dijo "no te preocupes, Wolfgang" y dejé de preocuparme. "Just-in-time" a la venezolana ...

Santos también me había pedido dar una conferencia acerca del poeta austríaco expresionista Georg Trakl. Me sorprendió que este autor oscuro de vida profundamente trágica fuera tan popular entre los poetas venezolanos. De hecho muchos de ellos conocían su obra tan bien o mejor que yo. A mí me salvó mi subtítulo "Drogadicción y creación poética", un aspecto que interesó muchísimo.

Puedo decir que el encuentro con tantos autores de todos los confines del mundo fue para nosotros una experiencia única. Esta semana de amistad e intercambio más allá de geografías, corrientes y generaciones nos permitió vivir por siete días como en un mundo paralelo, un paraíso de poetas.

Lamentablemente en esta euforia es fácil olvidar los problemas sociales de una megaciudad como Caracas, donde la tercera parte de la población vive en los "ranchos" como allá le dicen a los barrios pobres.

Parece que en materia de alfabetización, educación y salud, el gobierno ha tomado algunas iniciativas prometedoras, pero naturalmente no es posible dar una opinión objetiva acerca de su trabajo después de una visita de apenas dos semanas.

Sin embargo, una forma muy positiva de conocer a los venezolanos mas allá de chavistas y antichavistas, pero también más allá de los clichés de reinas de belleza y rumberos profesionales, fue encontrarnos - como nosotros - con cientos de seres humanos contagiados por la fiebre de la poesía. Es cierto que los que escribimos lo hacemos, en primera instancia, para nosotros mismos. Pero sin la reacción de los demás nos falta el aire, se nos secan las raíces, las palabras. No creo en una poesía creada en el vacío.

Pienso que todos volvimos de Caracas físicamente agotados pero espiritualmente enriquecidos. Y le digo gracias a Caracas y a todos los que hicieron posible esta experiencia.

Viena, Noviembre 2004 http://www.elcautivo.org/041231/V4/Pag_V4.htm

Wolfganz Ratz. (Austriaco, nacido en Bilbao, Euskadi/España, 1959). Palabras leídas el 23 de noviembre de 2004 en el Instituto Austríaco para Latinoamérica en Viena por el poeta en el acto de presentación de El idioma de las hormigas (edición bilingüe. Caracas, Vitrales de Alejandría, 2004),. Poeta, traductor, pintor, dramaturgo, compositor es uno de los poetas invitados del XV Festival Internacional de Poesía de Bogotá. Leerá en el Auditorio José Asunción Silva (Corferias) junto con todos los poetas invitados y J.G. Cobo-Borda, poeta homenajeado en esta ocasión, hoy lunes 30 de Abril a las 10:00 am, el martes 01 de Mayo a las 11:00 am en el Auditorio José Eustasio Rivera (Corferias) y el miércoles 02 de Mayo en la Biblioteca Nacional a las 5 pm entre otros lugares.
+++
Lunes 30 de abril de 2007 — Cronopios Diario virtual para hombres y mujeres de palabra
--------------------------------------------------------------------------------
En la feria del libro de Bogotá
Evelio
Por Ignacio Ramírez, Director de Cronopios

Uno de los días en que palpé de verdad la felicidad que una noticia literaria producía entre los integrantes de esta familia universal y al tiempo díscola y neurótica que componemos los hombres y mujeres de palabra, fue el año pasado cuando Cronopios se adelantó a todo el mundo y —gracias a una amiga mexicana que estaba en Guadalajara— transmitió la noticia del nombre del ganador del premio de novela Tusquets 2006: el colombiano Evelio Rosero Diago, con Los ejércitos, que esta tarde a las 5 presentará Jorge Consuegra en la Sala Madre Josefa del Castillo de la XX Feria Internacional del libro de Bogotá.

En una entrevista publicada ayer por El Tiempo, Evelio reconfirma lo que ya me ha tocado palpar: detesta las entrevistas y creo que también a los críticos y los periodistas, los mensajeros del chisme que convierten todo en farándula y no tienen oficio, en otras palabras.

Varias veces fui rechazado por Evelio cuando intenté acercármele para hablar un poco de su literatura, para darle las gracias por haberme hecho feliz con su trabajo de polígrafo, porque se trata de uno de esos autores a quienes el talento y el oficio les han impuesto la tarea de oxigenar asfixias de lectores sin ponerse a pensar si están escribiendo para niños, jóvenes, adultos, blancos o negros, pobres o ricos y simplemente sueltan el ovillo de narrar y desatan el hilo con tal acierto que sus palabras van llegando preciso a quien correspondan, como las cartas que en los viejos pueblos no necesitaban dirección alguna en el sobre para llegar a sus destinatarios.

Evelio nunca quiso ser mi amigo, aunque no podía esquivarme porque yo ya lo era como lector: ¡amigo íntimo! La gente aún recuerda cuando yo reunía grupos en mi casa para leerles muerto de la risa y de la admiración el cuento de La pulga fiel, que Evelio había escrito dando pábulo al excelente buen humor mezclado con la solidaridad y la causa humana que palpita en sus textos.

Siempre me sacó el cuerpo... La última vez, bien lo recuerdo, fue cuando en aquella delirante jornada del retorno de la diáspora, con Guido Tamayo logramos convocar y traer a la mayoría de los escritores colombianos residentes en el exterior: yo grababa un especial de televisión con los escritores y le pedí un par de palabras para tenerlas al menos como testimonio de la presencia allí de alguien importante en la literatura colombiana en marcha.

Fue en el lugar de venta de libros de autores colombianos donde siempre monta vigilia y guardia Milcíades Arévalo, uno de los pocos verdaderos amigos que le conozco.

Me dijo simplemente ¡No! Y argumentó que no solía conceder reportajes, que le tenía aversión a los micrófonos y las cámaras. Respeto y comprendo ese tipo de razones, aunque confieso que pienso que le soy antipático aunque no sé por qué, pero entendí el mensaje y jamás volví a intentar ni siquiera compartir una palabra en plan de contertulio, al fin de cuentas lo que me interesa y me ha interesado siempre de los escritores es su obra. Lo demás son cosas de la vida, o cosa de ellos.

Un buen día reproduje en la sección Cuentistas colombianos, de Cronopios, un cuento de Evelio que encontré en la antología Cuentos sin cuenta, que había seleccionado Fabio Martínez. Entonces me escribió (¡vaya sorpresa!), contándome que lamentablemente ese texto había sido mal transcrito y en consecuencia yo había cometido un error por el cual aún pido disculpas. Eso pasa cuando uno no va directo a la fuente. Merecí el regaño.

Sigo leyendo cuanto públicamente produce Evelio Rosero. He escrito mucho acerca de su obra. No olvido mi gran sorpresa al recorrer admirado Juliana los mira, parte de la trilogía novelística Primera vez, donde también están: Mateo solo y El incendiado. Juliana se me reveló entonces como uno de los más audaces textos narrativos escritos hasta entonces en la literatura en general. Las razones que ya he explicado en otras ocasiones, me ocuparían páginas y páginas, pero lo que quiero hoy resaltar es la alta calidad de la obra eveliana, que viene desde hace muchos años porque el autor nació con el arte de narrar en su patrimonio vital. Igual El incendiado, donde hallé trama, poesía, lugares vivos de mi ciudad y al tiempo el mundo, atmósfera creada por un auténtico artífice de las palabras.

En fin… me pierdo. Escribo esta nota a las carreras. Esta tarde lanzarán Los ejércitos en la Feria del Libro y yo quisiera que todos los lectores le acompañásemos, aunque sea calladitos, porque Evelio no es solamente un gran escritor sino también un escritor atípico: lejos de la farándula, la ostentación, parafernalias tristes donde se parapetan muchos que no tienen oficio.

Y vuelvo: el día de solidaridad y felicidad más memorable para los escritores colombianos fue cuando se conoció la noticia de Evelio Premio Tusquets 2006. Los correos y los teléfonos de Cronopios guardan memoria de cómo los autores admiran, quieren y leen a Evelio, a quien hoy aplaudimos desde el silencio.

Jorge Consuegra, colega generoso, solidario y polipresente en donde quiera que la cultura sea noticia, será el encargado de hablarnos de la eveliana novela galardonada: Los ejércitos, que aún no he leído porque mis ojos últimamente se han ido apagando.

Los que están vivos y ardientes y luminosos son los ojos del corazón, que ven a Evelio con la luz que une a los seres humanos mediante las palabras.

A las 5 de la tarde (hora lorquiana) nos veremos o por lo menos nos presentiremos en la Sala Madre Josefa del Castillo.
+++
Cronopios llega diariamente a su buzón de correo electrónico porque usted o algún amigo suyo lo ha solicitado. Cronopios trabaja por puro amor al arte. La Red Internacional de Cronopios se extiende por todo el mundo y llega a más de 50 mil suscriptores gratuitos. Nuestros artículos son reproducidos por más de 30 diarios y revistas de Colombia y medios impresos internacionales, lo mismo que numerosos sitios Internet. Si desea que su nombre sea retirado de nuestra base de datos, háganoslo saber. Cronopios es una casa de puertas abiertas. Si le gusta Cronopios, pase la voz…
Para suscribirse ignacioramirez@cable.net.co, cronopios@cable.net.co

1 comentario:

Maria Jesus dijo...

guaaa!! me ha encantado espero que os guste el mio

libro